CARACTER:

LA DIVERSION ESTA ASEGURADA

El Jack Russell Terrier en sus dos variedades (Jack el de pata corta y Parson el más cuadrado, para nosotros) es un perro intrépido, osado y muy inteligente, su primera cualidad es su inmensa capacidad de trabajo y su segunda sus cualidades como compañero, indica el estándar.

A pesar que actualmente los Russell están de moda, y en aumento, como perros de compañía, se trata de un verdadero terrier de caza, no deben olvidar esto si queremos comprender a nuestro amigo. Son perros que han sido seleccionados desde hace dos siglos para cazar, su instinto ancestral les hace perseguir cualquier cosa que se mueva y pueda sustituir a una presa: una pelota, un gato (gatos de los vecinos quedáis advertidos), un ratoncillo, o ¿ Nos atrevemos a decirlo? una gallina, a cuyos efluvios no han podido sus genes cazadores, tan largamente buscados por el Reverendo y los criadores que han proseguido su labor, resistirse. También recomendamos especial atención con el abrigo de nuestra Suegra, la cual sostiene que es de visón y nuestro Russell que es, sin lugar a dudas, de conejo.


 

 

 

 

 

 

 

En casa son perros de gran obediencia, siempre dispuestos al juego, llevan innato un especial sentido del humor, pueden pasar de haceros cabriolas saltando de uno a otro sitio, a pasearse a dos patas por la habitación haciendo el payaso para reclamar vuestra atención, igual se tumban en un sofá mirándoos inquisidores como dedicarse a "matar"a una de vuestras zapatillas, tenemos a una Parson, Aída, a la cual llamamos la ladrona, es capaz de recoger todos los objetos sueltos de la casa (Carteras, llaveros, encendedores, calcetines y un largo etcétera) en su cama-riñonera.

Resumiendo, son perros desbordantes de vida que contagian este espíritu a quienes están a su alrededor. Buenos compañeros de niños, conservan su vitalidad y gusto por el juego hasta una avanzada edad.

Al ser perros desbordantes de vida, lo ideal para ellos sería correr en libertad en el patio de una granja, en el jardín de una casa o en caso de vivir en un piso, tener la oportunidad de hacer algunas salidas diarias sin correa para poder así quemar su energía superflua, no se adaptan bien a vivir confinados en una perrera en soledad, en este supuesto, es conveniente darles un compañero con el que poder entretenerse ya que podrían dedicarse a cavar bonitos agujeros para matar el aburrimiento, de ninguna forma pueden permanecer atados a una cadena (igual que todas las otras razas de perros, por otra parte).

 

Ahora las malas noticias: Atención cuando salgáis al campo y dejéis al perro en libertad. Al haber sido criados estos pequeños diablos blancos para perseguir una presa, no se dejan distraer por nada cuando llega a su trufa el rastro de un posible candidato a ser perseguido, por tanto difícilmente obedecerán nuestras ordenes cuando su sentido de la obediencia quede anulado por su más fuerte sentido de caza.

Armaros de paciencia cuando el "Señorito", amante del sofá en vuestra casa, regrese" triunfante", con una sonrisa de oreja a oreja, lleno de barro y oliendo a diablos, de la partida de caza (eso sí, sin caballos, caballeros, sabuesos, lacayos, trombones y rojas casacas) en que ha convertido lo que debería haber sido un placido paseo por el campo.

 

Preparad vuestras pastillas anti-infarto si sois un propietario sin experiencia y de pronto veis desaparecer como un rayo blanco, en cualquier agujero o madriguera subterránea, cuyo reconocimiento no ha podido omitir vuestro encantador perrito que creíais casero, en busca de algún animal que cazar para poder exhibirlo orgullosamente después. La espera hasta que salga se os puede hacer desesperadamente larga. Nota: Normalmente suelen escoger para realizar esta exhibición cuando están recién bañados y acicalados y preferiblemente si acaban de salir de la carísima peluquería y tienen una Exposición de Belleza el día siguiente.

Recomendamos por tanto entrenar a su perro desde joven en el campo, sobre todo a acudir a nuestra llamada y aconsejamos llevar el perro atado hasta que no estemos seguros de que lo tenemos bajo control, y aún así permaneced vigilantes cuando estéis en plena naturaleza, en cualquier momento puede aparecer un animal o algo, que desencadene los genes cazadores de vuestro perro.

Como habéis visto, huid de él las personas comodonas, ordenadas, serias y grises, las que tenéis la vida perfecta y aburridamente estructurada, a menos que busquéis poner en ella un poco de emoción y diversión. Es un perro para propietarios con sentido del humor, de ese estilo de personas que entre la Dama y el Vagabundo de la película de Disney, su corazón les haría escoger sin dudar a "Golfo".